Ideas, consejos y mucha imaginación

Cómo sacar buenas fotos a la comida

Acabas de terminar un plato de albóndigas que te ha salido genial, y quieres hacerle una foto, o quieres que todo el mundo vea los smoothies tan saludables que te haces por la mañana.

La clave para que una bechamel salga brillante y cremosa, no es la receta (que también), sino la foto que le hagamos. Porque una buena foto, puede hacer apetitoso y delicioso hasta el plato que menos nos gusta.

Cómo sacar buenas fotos a la comida

En el siguiente vídeo nos enseñan cómo hacerlo.

Tener el equipo adecuado

Es un mito que se necesita una cámara carísima para sacar buenas fotos a la comida. Hay cámaras que tienen un precio bastante razonable y su calidad de imagen será más que suficiente para tu blog o cuenta de Facebook.

Vale la pena invertir en una buena lente si quieres hacer fotos excepcionales, pero honestamente creo que lo que verdaderamente importa es cómo se aplica la tecnología que ya tienes.

Trata de no utilizar flash

Los flashes de las cámaras aplanan el plato y disipan cualquier delicada sombra natural que estaba presente. A menos que tengas acceso a equipos de iluminación profesionales, la mejor apuesta es utilizar la luz natural.

Siempre utiliza un trípode

No hay peor cosa en una composición, que salga borrosa porque hemos movido la cámara al sacar la foto. Si estás usando una réflex digital, cualquier exposición a más de 1/60 de segundo se podría hacer con la ayuda de un trípode.

Elige los accesorios cuidadosamente

Aunque el espectador sólo puede reconocerlos en un nivel subconsciente, la elección sutil del mantel/superficie, plato y cubiertos contribuyen al humor y al éxito dela foto.

Encuentra el mejor ángulo

Algunas recetas tienen una identidad gráfica fuerte cuando se fotografían desde arriba, mientras que otros platos (pasteles de varios niveles puede ser un buen ejemplo) a menudo necesitan ser tomados desde un ángulo más bajo.

Trata de hacer una composición de antemano, para que puedas concentrarte en la comida cuando estés listo para fotografiar.

Confía en tus instintos cuando no funciona algo en una composición

Si no estás contento con el resultado, no te conformes. Empieza de nuevo. A menudo es bueno volver a abordar una idea desde un ángulo diferente.

No dejes el plato durante mucho tiempo

Cuanto más tiempo dejes el plato posado, menos apetitoso se verá, esto es especialmente cierto en las ensaladas. Las carnes se empiezan a secar rápidamente, y es bueno aplicarles aceite con un pincel, pero no abuses, pues de lo contrario, comenzará a verse grasoso.

No todo tiene que ser perfecto

Si cortas un pastel y caen unas migas al mantel, no las quites. Añaden naturalidad y encanto, y puede hacer una receta más accesible para el espectador.

Pequeños trucos

Cuando se toman fotografías de bodegones de frutas y verduras, unas gotas de agua con un atomizador, pueden transformar una foto, y hacerlos parecer que acaban de ser recolectados.

Estáte preparado

Siempre lleva la cámara cuando salgas. Siempre existe la posibilidad de tropezarte con unas jugosas fresas y necesites fotografiarlas.

En este artículo tienes más trucos y consejos para fotografiar comida y hacer que parezca más apetitosa de lo que realmente es.